Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

Sobre las asambleas (II)

Llevo varios días sin escribir nada. Creo, como Golpes Bajos, que corren "Malos tiempos para la lírica", pero lo que ocurrió ayer me hizo reflexionar y me he animado con otra entrada.
Viendo las imágenes de las concentraciones de los "indignados" en todo el mundo me planteé lo siguiente: ¿quiénes son realmente? ¿Tienen algún peso? Y por desgracia no he encontrado respuesta para la primera pregunta y sí para la segunda.
La variedad es una de sus virtudes: el pensamiento único empobrece; no obstante, la dificultad de poner de acuerdo a tanta gente es un grave inconveniente funcional. La respuesta a la segunda es más triste. Peso creo que no tienen ninguno. Por más que se concentren en la Puerta del Sol o donde sea, el 20 de noviembre subirá al poder el mismo partido que ya se sabe que ganará o, tal vez, el que nos está gobernando, si ocurre un "milagro" socialdemócrata. En verdad, hay más votantes que desean mantener por convicción, ignorancia o miedo, este…

Hay recomendaciones y recomendaciones

Cuando decido leer un libro suele ser porque lo tengo a mano: o bien lo he comprado o me lo han prestado. Si voy a una librería, casi siempre ya sé lo que busco, aunque lo que me gusta es pasear entre las estanterías y hojear algunas novelas que me llaman la atención por la portada o el autor. En realidad, la mayoría de las veces suelo buscar libros que me han recomendado.
Para mí, las recomendaciones más útiles son las de los amigos, de los que ya sabe uno que son de fiar porque compartimos gustos o tal vez todo lo contrario. Me suelen influir también las críticas de los periódicos o revistas, no tanto por lo que dicen explícitamente sino más bien por la sensación que me dejan sus argumentos. A veces, novelas que aparecen seriamente machacadas por un crítico me atraen porque los motivos que causan su decepción, tal vez, me llamen la atención. Y luego están las obras irrevocablemente buenas desde todos los puntos, que lo son hasta que termino leyéndolas y las pongo en su sitio.
Pero h…