Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

Informe boreal

Entre mis novelas la que más reproches ha recibido es Informe boreal. Como en toda evolución este texto anunciaba un cambio en lo que había escrito hasta entonces, es el puente lógico entre Foto de familia y El cráneo de la Araña. Hace seis años que la publiqué con ilusión y ahora es de la que menos presumo, pero no reniego de ella, al contrario. Pienso que algunas ideas que quería transmitir perviven y compruebo ahora que ciertas conclusiones a las que llegué pueden estar vigentes o cumpliéndose.
Tras una trama basada en el supuesto paseo de la guerra fría por las calles de Málaga, la novela intenta -tal vez con demasiada ambición- justificar que el bienestar del que vivimos a partir de la segunda mitad del siglo XX era algo programado para contrarrestar el comunismo contagioso de la Europa occidental, solo eso. No un logro de los sindicatos ni un regalo de los "mercados".
Caído el muro de Berlín, nada de esto tenía sentido. Tal vez estemos pagando los intereses de este esp…

La caja tonta

No he hablado hasta ahora casi nada de televisión. Quizás sea el momento.
La tele se supone que nos distrae y aleja de las malas noticias: la prima de riesgo, las bajadas de sueldos o los accidentes de tráfico, pero no es cierto. La infinidad de cadenas digitales o por satélite nos bombardean con noticias trágicas, pesimistas o con el griterío de los programas del corazón, que nos acercan al infierno.
Los que ya tenemos más de cuarenta recordamos con nostalgia otra televisión, que ahora, por el paso del tiempo que carga de ternura los recuerdos del ser humano y por la identificación con instantes inolvidables de nuestra infancia o juventud, nos parece "mejor". Pero recordemos las pocas opciones que teníamos, el control que ejercía el poder político del momento y el drama de tener que levantarnos para subir o bajar el volumen. Sin embargo, sí hay algunos recuerdos que son positivos, por ejemplo: esa televisión que me aficionó al teatro gracias a Estudio 1. A mis pocos años pod…