Ir al contenido principal

Informe boreal

Entre mis novelas la que más reproches ha recibido es Informe boreal. Como en toda evolución este texto anunciaba un cambio en lo que había escrito hasta entonces, es el puente lógico entre Foto de familia y El cráneo de la Araña. Hace seis años que la publiqué con ilusión y ahora es de la que menos presumo, pero no reniego de ella, al contrario. Pienso que algunas ideas que quería transmitir perviven y compruebo ahora que ciertas conclusiones a las que llegué pueden estar vigentes o cumpliéndose.
Tras una trama basada en el supuesto paseo de la guerra fría por las calles de Málaga, la novela intenta -tal vez con demasiada ambición- justificar que el bienestar del que vivimos a partir de la segunda mitad del siglo XX era algo programado para contrarrestar el comunismo contagioso de la Europa occidental, solo eso. No un logro de los sindicatos ni un regalo de los "mercados".
Caído el muro de Berlín, nada de esto tenía sentido. Tal vez estemos pagando los intereses de este espejismo. Puede que se trate ahora de despertar del sueño de la nueva clase media. El dinero es propiedad de los que verdaderamente lo poseen, no del resto de los mortales que para poder comprar algo debimos pedir un préstamo. Tendremos que devolver el dinero que empleamos en adquirir nuestras viviendas, coches o en pagar nuestros viajes en incómodas mensualidades durante veinte, treinta o incluso cuarenta años. Si no podemos hacerlo, nos embargarán lo que realmente no es nuestro. La sociedad del bienestar, fomentada por los bancos y los usureros, hacía que no nos reconociéramos en la lucha de clase ni nos preocupara el reparto igualitario de la riqueza. Y ahora estamos descolocados. No somos pueblo llano ni proletarios. Realmente, nunca hemos sido ricos y solo algunos han aprovechado el regalo de tener algo de educación. Estamos desclasificados como los productos caducados o desfasados. Hoy queremos hacer una revolución que no pega, que incluso chirría. Estamos en contra de los sindicatos porque se han aburguesado, como nuestras neuronas, como nosotros. No creemos en los partidos de izquierda ya que no defienden a los trabajadores sino sus privilegios y amistades.
Solo creemos en el fútbol, atraídos como Odiseo por su canto de sirena.

Comentarios

  1. Como te he dicho, la explicación que propones sobre los desconcertantes acontecimientos actuales y la justificación de nuestra, por ser misericordioso, laxitud es irreprochable. ¿Cómo agradecerte la clarividencia?
    Pablo.

    ResponderEliminar
  2. Pensaba que estaba atravesando "la crisis de los 40" cuando he leído tu entrada y me he dado cuenta de que aún es peor de lo que pensaba. Es la pérdida de la fe en el ser humano como colectivo con el agravante de que no me ha sucedido sólo a mí. ¡Cómo nos hemos descolocado!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase,

Opiniones

Lo mejor que tiene publicar un libro es recibir luego del lector su opinión. Mi agradecimiento en este caso está basado en que alguien se moleste en leer mi novela y le merezca la pena perder tiempo de su valiosa vi da en darme su parecer. Tras la publicación de Uvas negras y las presentaciones consiguientes, ahora es el momento de repasar las opiniones de los lectores. La gran mayoría son muy positivas, lo cual me llena de satisfacción. Con todas las valoraciones, sean cuales sean, logro siempre algún beneficio para mi labor de escritor. Muchas veces recibo interpretaciones que van más allá de lo que yo creía o pretendía conseguir y esto me hace reinterpretar mi propia obra, me enriquece por tanto. Como he dicho, modestia a parte, en general, las críticas son excelentes. Por ejemplo, en la web de Agapea me he encontrado con el comentario de dos lectoras que elogian mi novela y la han valorado con la máxima puntuación. En muchos casos he tenido la posibilidad de hablar dire

El cráneo de la Araña

Ya está a la venta mi tercera novela, El cráneo de la Araña . Esta vez la publico con la Editorial Círculo Rojo ( http://editorialcirculorojo.com/ ), que trasmite un aire de eficiencia y juventud esperanzadores. Se trata de una narración que mezcla la historia con la ficción conducidas ambas por un joven periodista malagueño, Luis Portillo, que se muestra como un testigo de su época.  El motivo de escribir esta novela es múltiple. Todo empezó cuando comencé a leer ciertos libros relacionados con una época concreta que me llamaba la atención, la segunda mitad del siglo XIX. Galdós y sus Episodios Nacionales me dieron la clave. El escritor canario nos trasmite los hechos históricos a través de los que viven a pie de calle, no como lo haría un estudio docto y frío de un manual especializado. Luis Portillo me sirvió, por tanto, para recorrer la Málaga de aquellos años como un ciudadano que se implica en lo que ocurre a su alrededor: los movimientos cantonalistas, los avances científic