Ir al contenido principal

Hay recomendaciones y recomendaciones


Cuando decido leer un libro suele ser porque lo tengo a mano: o bien lo he comprado o me lo han prestado. Si voy a una librería, casi siempre ya sé lo que busco, aunque lo que me gusta es pasear entre las estanterías y hojear algunas novelas que me llaman la atención por la portada o el autor. En realidad, la mayoría de las veces suelo buscar libros que me han recomendado.
Para mí, las recomendaciones más útiles son las de los amigos, de los que ya sabe uno que son de fiar porque compartimos gustos o tal vez todo lo contrario. Me suelen influir también las críticas de los periódicos o revistas, no tanto por lo que dicen explícitamente sino más bien por la sensación que me dejan sus argumentos. A veces, novelas que aparecen seriamente machacadas por un crítico me atraen porque los motivos que causan su decepción, tal vez, me llamen la atención. Y luego están las obras irrevocablemente buenas desde todos los puntos, que lo son hasta que termino leyéndolas y las pongo en su sitio.
Pero hay gente que mejor que no me recomiende nada, porque su autoridad intelectual sobre mi criterio literario es nula e incluso menor. Por ejemplo, en estos días sale a la venta en España, Libertad de Jonathan Fráuzen, con muy buenas críticas, pero que tiene el defecto de que, junto a su promoción en los medios de comunicación, aparece la alabanza del presidente Obama que al parecer ha afirmado que lo considera el mejor libro que ha leído desde hace tiempo. No se me olvidan todavía aquellos titulares de prensa cuando fue elegido presidente: "Gran ilusión". Sin embargo, ¿tenemos un mundo mejor desde entonces? ¿Hay menos guerras, injusticias, penas de muerte, crímenes de estado? ¿Es de fiar Obama?
Hoy me he despertado con la noticia de la detención de 700 indignados en el puente de Brooklyn y me he acordado de Lorca y su poema "Ciudad sin sueño (Nocturno de Brooklyn Bridge)" : "Un día / los caballos vivirán en las tabernas / y las hormigas furiosas / atacarán los cielos amarillos que se refugian en los ojos de las vacas."
No sé si leeré el libro de Fráuzen, pero sólo cuando olvide la recomendación de Obama. Tampoco sé cuáles son los gustos literarios del presidente norteamericano aunque sí sé, como ya he dicho, que no me inspira confianza. En realidad no lo conozco, solo tengo la impresión de que siempre está actuando o leyendo un guión escrito por otros. Tal vez por eso es un buen lector.
Gracias a la recomendación de algunos amigos conocí a Murakami, Bolaño o Sánchez Piñol pero también sufrí a Emilio Calderón y a Matthew Pearl. Siempre tengo que tener claro que la última palabra, la mejor recomendación, es la mía.

Comentarios

  1. Como bien dices, la mejor recomendación es la de uno mismo. Me pasa con la lectura como con el perfume, es algo tan personal... yo solo me atrevo a recomendar libros ligeros, de entretenimiento. No suelen fallar si conoces a la persona a la que se lo recomiendas. Pero cuando se trata de que un libro te mueva algo por dentro... que complicado resulta!

    ResponderEliminar
  2. "En realidad no lo conozco, solo tengo la impresión de que siempre está actuando o leyendo un guión escrito por otros. Tal vez por eso es un buen lector."
    Memorable.
    Un abrazo,
    Pablo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase,

Opiniones

Lo mejor que tiene publicar un libro es recibir luego del lector su opinión. Mi agradecimiento en este caso está basado en que alguien se moleste en leer mi novela y le merezca la pena perder tiempo de su valiosa vi da en darme su parecer. Tras la publicación de Uvas negras y las presentaciones consiguientes, ahora es el momento de repasar las opiniones de los lectores. La gran mayoría son muy positivas, lo cual me llena de satisfacción. Con todas las valoraciones, sean cuales sean, logro siempre algún beneficio para mi labor de escritor. Muchas veces recibo interpretaciones que van más allá de lo que yo creía o pretendía conseguir y esto me hace reinterpretar mi propia obra, me enriquece por tanto. Como he dicho, modestia a parte, en general, las críticas son excelentes. Por ejemplo, en la web de Agapea me he encontrado con el comentario de dos lectoras que elogian mi novela y la han valorado con la máxima puntuación. En muchos casos he tenido la posibilidad de hablar dire

El cráneo de la Araña

Ya está a la venta mi tercera novela, El cráneo de la Araña . Esta vez la publico con la Editorial Círculo Rojo ( http://editorialcirculorojo.com/ ), que trasmite un aire de eficiencia y juventud esperanzadores. Se trata de una narración que mezcla la historia con la ficción conducidas ambas por un joven periodista malagueño, Luis Portillo, que se muestra como un testigo de su época.  El motivo de escribir esta novela es múltiple. Todo empezó cuando comencé a leer ciertos libros relacionados con una época concreta que me llamaba la atención, la segunda mitad del siglo XIX. Galdós y sus Episodios Nacionales me dieron la clave. El escritor canario nos trasmite los hechos históricos a través de los que viven a pie de calle, no como lo haría un estudio docto y frío de un manual especializado. Luis Portillo me sirvió, por tanto, para recorrer la Málaga de aquellos años como un ciudadano que se implica en lo que ocurre a su alrededor: los movimientos cantonalistas, los avances científic