Ir al contenido principal

Presentaciones

Con menos de un día de diferencia tuvieron lugar los actos de presentación de dos libros. En el primero, el de A estas alturas, yo estaba entre el público; en el segundo, El cráneo de la Araña, tras el micrófono. En los dos, Ángel Montilla habló con distinta careta: como poeta y como presentador.
Fue una semana mágica y emocionante. Mientras que esperábamos que terminaran de llegar los asistentes a la presentación de mi novela entró el verano y dos días después fue la noche de San Juan. Un halo especial marcó toda la semana pasada.
Como esperaba, la presentación de A estas alturas, fue original y amena. En una terraza atestada, escuché los poemas de Ángel Montilla como siempre, con admiración y a la espera de su ingenio. La música: saxo, guitarras y maracas, le dio un toque especial, convirtiendo el acto en un espectáculo fantástico.
La presentación de El cráneo de la Araña fue más tranquila, pero no falta de emoción. Tengo que agradecer el interés y la amabilidad de los que asistieron, ya que hubo también mucha gente. Ángel nos regaló algunas de sus frases cargadas de buen humor y de elogios hacia mi novela.
Estos actos almacenan muchas más cosas. Los sufre y disfruta sobre todo el que los organiza, pero hay más personas que lo viven con intensidad: amigos, familiares o curiosos. Cuando se termina, siempre he comprobado que sigo vivo y por eso he sufrido y disfrutado a la vez.
Gracias a todos los que fuisteis y a los que no pudisteis asistir aunque lo deseabais. Intentaré seguir escribiendo para repetirlo.

Comentarios

  1. Querido amigo, incluso en verano te seguiremos leyendo en el blog. Reconforta.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes:
    Ay te he estado buscando, porque recientemente me leí tu libro El cráneo de la Araña y me gustó muchísimo.
    Quería ponerme en contacto contigo porque hice una reseña de la novela en mi blog y quería hacértela llegar:
    http://eldesvandelosuenos.blogspot.com/2011/07/resena-el-craneo-de-la-arana-jose.html
    No te encontré más que en Bubok así que te escribí un mensaje allí :)
    Pero hoy, trasteando por la red he dado con este blog así que te dejo aquí el mensaje.

    Un saludo,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Sobre Pink Floyd

Hasta hoy no había escrito sobre música en este blog. Es imperdonable, pero no había llegado el momento. Sin embargo, el otro día grabé un programa de televisión en el que salían David Gilmour y Richard Wringt, miembros ambos de mis admirados Pink Floyd. En teoría, la actuación era de David Gilmour y su grupo, pero me emocionó más cuando un Wringt ya fallecido interpretó "Arnold Layne", con la voz quebrada. En ningún momento fue nombrado durante el programa de televisión. Era como si no estuviese, como si no existiera. Wringt era un gran músico, aunque más oscuro y menos polémico o famoso que Gilmour o Roger Waters. En realidad, no sé nada de él y eso es lo que me gusta. Lo mejor de los artistas o escritores que admiras es no conocerlos como personas, con sus miserias al aire. Estoy seguro de que me hubieran caído mal Cervantes y Unamuno, prefiero leerlos, me gustan sus libros y con eso me sobra.
Entre los miembros originarios de Pink Floyd destacaba evidentemente Syd Barret.…

LECTURA CURIOSA: El loro de Flaubert

Hace tiempo que la influencia de las críticas de otros lectores, manuales o la de las revistas de literatura me afectan poco ya. Llegado a un punto me decido a leer algo por intuición, es decir, casi al azar. Unas veces se acierta otras no. Ahora busco lecturas distintas a lo que he leído antes. Estoy cansado de clásicos y best sellers y odio todo lo que no se puede expresar en menos de trescientas páginas. Lo último que he leído es El loro de Flaubert de Julian Barnes. Ya había disfrutado con Arthur & Clarke y no digo que fuese el libro que más me haya gustado, pero cumplió un objetivo doble: sorprenderme y ayudarme a descubrir a Arthur Conan Doyle como escritor y ser humano, y no como el creador de Sherlock Holmes. Con El loro de Flaubert me ha pasado lo mismo, pero su lectura me ha decepcionado. Una cosa es sorprender y otra dejarme con ganas de algo más. Tiene capítulos magníficos y originales como "El bestiario de Flaubert" y es tremenda la crítica a los lectores en…

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase, si…