Ir al contenido principal

La Sábana Santa

El otro día visité en la Catedral de Málaga la exposición dedicada a la Sábana Santa y fue para mí, que quede claro, una experiencia decepcionante. Este tema siempre me había resultado atractivo y desde hace años me había interesado por noticias y artículos relacionados e incluso he visto algún que otro documental al respecto. Precisamente, este verano pasado me encontré con una copia de la Sábana en la Basílica de los Franciscanos de Cracovia.
Creo que uno de los problemas puede estar ahí. En realidad, nada de lo que vi en la exposición me llamó la atención ni me sorprendió, aunque se anunciaba en el folleto informativo que me dieron en la entrada, como "la historia jamás contada". No quiero decir con esto que sea un experto en este tema sino simplemente que soy algo curioso.
Lo primero que me decepcionó fue que todo parecía demasiado simple, debido seguramente a la tendencia actual a que la divulgación de ciertos temas culturales, artísticos o científicos se quiera hacer tan divertida, tan amena, con el objeto de que llegue a todo el mundo, que finalmente parece mentira. Tenemos miedo a que cualquier tema que no sea entretenido, que no capte la atención rápidamente, no llegue a alcanzar su objetivo de enseñar e informar. Por ello todo parece ridículo, falso, de cartón piedra, vamos.
Pongo un ejemplo: hay una sala en la que nos encontramos con un esqueleto presentado como si fuera objeto de la típica autopsia de esas series norteamericanas de televisión de tanta audiencia, que presentan la muerte como un mal menor apasionante y divertido, porque finalmente se descubre al criminal, que es lo importante, a diferencia de lo que ocurre en la realidad.
En segundo lugar, tengo que admitir que una falta de ortografía en uno de los textos que aparecían en la moderna pantalla plana, donde se estudiaban los daños que causaron la muerte del supuesto cadáver que envolvió la Sábana, me tiró por tierra los argumentos científicos. Inmediatamente pensé que un estudio tan sesudo que no detecta una falta de ortografía tan evidente no me convence al intentar resolver uno de los misterios más importante del catolicismo. Tal vez, prejuzgaba con demasiada frivolidad, pero así funciona muchas veces nuestra mente. Un pequeño error puede estropearlo todo. Si lo dudan, pregúntele al que se está cargando Europa con sus calificaciones y su moneda "única": un sinfín de errores.
En fin, la exposición trata de dar una respuesta científica que justifique una posible resurrección del cuerpo de Jesucristo. Intenta explicar de forma humana un tema religioso, no científico. Por primera vez vi con claridad que toda aquella investigación solo tenía un objetivo: justificar como fuese que Jesús existió -si el carbono 14 lo niega, se cambia lo que sea para que lo afirme- y que lo que dicen los evangelios no apócrifos es cierto y de ahí todo lo que sustenta la Iglesia: la fe ciega, que lo físico es espiritual y viceversa.
Pero todo salió mal conmigo esa mañana en la Catedral, porque, cuando volví a la luz de la calle, creía menos que al entrar. Me sentí estafado: por el precio, la obligación de pagar la audio guía, por el montaje inverosímil de la exposición y por la realidad que me esperaba en el telediario. Y hoy me pregunto: ¿qué hago yo distraído con sábanas y autopsias falsas mientras me están robando la cartera?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase,

Opiniones

Lo mejor que tiene publicar un libro es recibir luego del lector su opinión. Mi agradecimiento en este caso está basado en que alguien se moleste en leer mi novela y le merezca la pena perder tiempo de su valiosa vi da en darme su parecer. Tras la publicación de Uvas negras y las presentaciones consiguientes, ahora es el momento de repasar las opiniones de los lectores. La gran mayoría son muy positivas, lo cual me llena de satisfacción. Con todas las valoraciones, sean cuales sean, logro siempre algún beneficio para mi labor de escritor. Muchas veces recibo interpretaciones que van más allá de lo que yo creía o pretendía conseguir y esto me hace reinterpretar mi propia obra, me enriquece por tanto. Como he dicho, modestia a parte, en general, las críticas son excelentes. Por ejemplo, en la web de Agapea me he encontrado con el comentario de dos lectoras que elogian mi novela y la han valorado con la máxima puntuación. En muchos casos he tenido la posibilidad de hablar dire

El cráneo de la Araña

Ya está a la venta mi tercera novela, El cráneo de la Araña . Esta vez la publico con la Editorial Círculo Rojo ( http://editorialcirculorojo.com/ ), que trasmite un aire de eficiencia y juventud esperanzadores. Se trata de una narración que mezcla la historia con la ficción conducidas ambas por un joven periodista malagueño, Luis Portillo, que se muestra como un testigo de su época.  El motivo de escribir esta novela es múltiple. Todo empezó cuando comencé a leer ciertos libros relacionados con una época concreta que me llamaba la atención, la segunda mitad del siglo XIX. Galdós y sus Episodios Nacionales me dieron la clave. El escritor canario nos trasmite los hechos históricos a través de los que viven a pie de calle, no como lo haría un estudio docto y frío de un manual especializado. Luis Portillo me sirvió, por tanto, para recorrer la Málaga de aquellos años como un ciudadano que se implica en lo que ocurre a su alrededor: los movimientos cantonalistas, los avances científic