Ir al contenido principal

Pesimismo

Algunos de los seguidores de este humilde blog me han preguntado por mi silencio y no he podido decirles la verdad. He justificado mi ausencia con los problemas informáticos que me aquejaban ya a finales de agosto o a los conflictos típicos de la vuelta al trabajo, pero, en realidad, el motivo es más simple y difícil de explicar. La causa es... mi creciente pesimismo, mi decepción generalizada. En mi entrada "Basura" ya expresaba este metafórico estado, hoy no puedo andar con rodeos.
Mientras que escribo estas letras alguien está negociando la intervención de mi país y, por consiguiente, de mi vida. No veo reacción política o social alguna que proponga una solución verosímil ni siquiera una esperanza. Y si miro más allá de nuestras fronteras, lo que recibo es más pesimismo y desilusión.
Pienso que todo puede ir mucho peor cuando recuerdo que el ser humano ha demostrado su capacidad para recuperar sus más miserables instintos cuando se trata de salvar el pellejo o de vengar cualquier ofensa –que conste que siempre hay personas altruistas o filantrópicas y, por tanto, excepcionales que intentan hacer algo por los demás–. Todos los días se condena a muerte, se destruyen vidas, se tortura, se veja, oprime y asesina en nombre de cualquier cosa: dioses, bolsillos, patrias o ideas.
No confío en nadie y esta atmósfera, que me persigue, va creciendo poco a poco.
Oigo soluciones revolucionarias sin pies ni cabeza y justificaciones inverosímiles, veo rostros desesperados por la contingencia del futuro y ojos ambiciosos que vislumbran alguna ventaja tras la desgracia ajena. El ser humano no es ni ha sido bueno, no creo en la bondad natural que defendía Rousseau.
Sin embargo, escribir esto me ha sentado bien. Tal vez me estoy dejando llevar por un pesimismo, por un miedo que benefician a los artífices del caos, como le oí decir a José Luis Sampedro. No voy a dales la razón. Seguro que hay salida... Espero.

Comentarios

  1. Yo sí creo en una bondad inherente a la condición humana, querido Jofran, y no por razones éticas sino porque si realmente fuéramos tan hobbesianos como el establishment nos quiere hacer creer que somos, en estos momentos alguna otra especie estaría estudiando los fósiles de la nuestra.
    Soplan tiempos difíciles y extraños, es cierto. Pero de peores hemos salido.
    Un abrazo y gracias por mantener el blog.

    ResponderEliminar
  2. No estás sólo en tu pesimismo. Es tan generalizado... A mí también me cuesta creer en la bondad del ser humano (últimamente), y no necesito consultar la prensa o la televisión. Me basta con acudir a una reunión de la comunidad de vecinos o de la Asamblea de la Asociación de padres. Pienso que si a estos niveles ya nos hacemos tanto daño que nos cabe esperar cuando de lo que se trata es de asuntos históricamente beligerantes.

    También es cierto que probablemente hayamos llegado a esta conclusión influenciados por la situación que nos está tocando vivir, pero Jofran, como dice Tico (y con su permiso) de peores hemos salido. Si generaciones anteriores a la nuestra lo han conseguido, nosotros no seremos menos y lo veremos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase,

Opiniones

Lo mejor que tiene publicar un libro es recibir luego del lector su opinión. Mi agradecimiento en este caso está basado en que alguien se moleste en leer mi novela y le merezca la pena perder tiempo de su valiosa vi da en darme su parecer. Tras la publicación de Uvas negras y las presentaciones consiguientes, ahora es el momento de repasar las opiniones de los lectores. La gran mayoría son muy positivas, lo cual me llena de satisfacción. Con todas las valoraciones, sean cuales sean, logro siempre algún beneficio para mi labor de escritor. Muchas veces recibo interpretaciones que van más allá de lo que yo creía o pretendía conseguir y esto me hace reinterpretar mi propia obra, me enriquece por tanto. Como he dicho, modestia a parte, en general, las críticas son excelentes. Por ejemplo, en la web de Agapea me he encontrado con el comentario de dos lectoras que elogian mi novela y la han valorado con la máxima puntuación. En muchos casos he tenido la posibilidad de hablar dire

El cráneo de la Araña

Ya está a la venta mi tercera novela, El cráneo de la Araña . Esta vez la publico con la Editorial Círculo Rojo ( http://editorialcirculorojo.com/ ), que trasmite un aire de eficiencia y juventud esperanzadores. Se trata de una narración que mezcla la historia con la ficción conducidas ambas por un joven periodista malagueño, Luis Portillo, que se muestra como un testigo de su época.  El motivo de escribir esta novela es múltiple. Todo empezó cuando comencé a leer ciertos libros relacionados con una época concreta que me llamaba la atención, la segunda mitad del siglo XIX. Galdós y sus Episodios Nacionales me dieron la clave. El escritor canario nos trasmite los hechos históricos a través de los que viven a pie de calle, no como lo haría un estudio docto y frío de un manual especializado. Luis Portillo me sirvió, por tanto, para recorrer la Málaga de aquellos años como un ciudadano que se implica en lo que ocurre a su alrededor: los movimientos cantonalistas, los avances científic