Ir al contenido principal

Pesimismo

Algunos de los seguidores de este humilde blog me han preguntado por mi silencio y no he podido decirles la verdad. He justificado mi ausencia con los problemas informáticos que me aquejaban ya a finales de agosto o a los conflictos típicos de la vuelta al trabajo, pero, en realidad, el motivo es más simple y difícil de explicar. La causa es... mi creciente pesimismo, mi decepción generalizada. En mi entrada "Basura" ya expresaba este metafórico estado, hoy no puedo andar con rodeos.
Mientras que escribo estas letras alguien está negociando la intervención de mi país y, por consiguiente, de mi vida. No veo reacción política o social alguna que proponga una solución verosímil ni siquiera una esperanza. Y si miro más allá de nuestras fronteras, lo que recibo es más pesimismo y desilusión.
Pienso que todo puede ir mucho peor cuando recuerdo que el ser humano ha demostrado su capacidad para recuperar sus más miserables instintos cuando se trata de salvar el pellejo o de vengar cualquier ofensa –que conste que siempre hay personas altruistas o filantrópicas y, por tanto, excepcionales que intentan hacer algo por los demás–. Todos los días se condena a muerte, se destruyen vidas, se tortura, se veja, oprime y asesina en nombre de cualquier cosa: dioses, bolsillos, patrias o ideas.
No confío en nadie y esta atmósfera, que me persigue, va creciendo poco a poco.
Oigo soluciones revolucionarias sin pies ni cabeza y justificaciones inverosímiles, veo rostros desesperados por la contingencia del futuro y ojos ambiciosos que vislumbran alguna ventaja tras la desgracia ajena. El ser humano no es ni ha sido bueno, no creo en la bondad natural que defendía Rousseau.
Sin embargo, escribir esto me ha sentado bien. Tal vez me estoy dejando llevar por un pesimismo, por un miedo que benefician a los artífices del caos, como le oí decir a José Luis Sampedro. No voy a dales la razón. Seguro que hay salida... Espero.

Comentarios

  1. Yo sí creo en una bondad inherente a la condición humana, querido Jofran, y no por razones éticas sino porque si realmente fuéramos tan hobbesianos como el establishment nos quiere hacer creer que somos, en estos momentos alguna otra especie estaría estudiando los fósiles de la nuestra.
    Soplan tiempos difíciles y extraños, es cierto. Pero de peores hemos salido.
    Un abrazo y gracias por mantener el blog.

    ResponderEliminar
  2. No estás sólo en tu pesimismo. Es tan generalizado... A mí también me cuesta creer en la bondad del ser humano (últimamente), y no necesito consultar la prensa o la televisión. Me basta con acudir a una reunión de la comunidad de vecinos o de la Asamblea de la Asociación de padres. Pienso que si a estos niveles ya nos hacemos tanto daño que nos cabe esperar cuando de lo que se trata es de asuntos históricamente beligerantes.

    También es cierto que probablemente hayamos llegado a esta conclusión influenciados por la situación que nos está tocando vivir, pero Jofran, como dice Tico (y con su permiso) de peores hemos salido. Si generaciones anteriores a la nuestra lo han conseguido, nosotros no seremos menos y lo veremos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Uvas negras (II)

En la entrada anterior me quedé defendiendo que con pocas palabras se pueden decir muchas cosas, como ocurre con las seguidillas. Por eso, Uvas negras, como todas mis novelas anteriores, no es extensa. Siempre he criticado las películas de más de dos horas o las narraciones de quinientas páginas. Son gustos seguramente, pero para mi opinión todo lo que se puede contar en menos de trescientas páginas gana en claridad y dinamismo.
Recordando lo dicho en la anterior entrada sobre el título de mi novela, había un motivo familiar de tradición oral, pero habría que añadir que sobre todo este título es consecuencia de mi interpretación de ese poemilla. Si quieres algo atractivo, vivo, nuevo, acércate a ello, sin embargo, si no lo comprendes o aceptas tal y como es, cae, sucumbe radicalmente. Me pareció siempre un texto simple pero cargado de trascendencia, dramatismo y fatalidad.
Simbólicamente las uvas tienen muchos significados que se complementan. Para los griegos, Dionisos era el dios de…