Ir al contenido principal

Oh Fortuna...

He estado unas semanas sin poder dedicar ni un segundo al blog. La salud de la familia flaquea de vez en cuando. Pero hoy he decidido retomar este espacio que me ayuda al desahogo personal. El problema es que, cuando llevo tiempo sin escribir nada, me siento un poco bloqueado, sin ritmo. Se acumulan los temas y se confunden las ideas.
Me encuentro algo cansado y, encima, decepcionado por la dichosa Fortuna (ayer pude ganar 50.000 euros y ciertos sucesos cotidianos cambiaron mi rumbo y mi suerte). No me importa tanto como debería ya que no he perdido nada, estoy como estaba y afronto estas fiestas como vienen, con la mala cara de las últimas semanas y los bolsillos más vacíos gracias a la sustracción deliberada y rastrera de mi paga extra. Esto último me duele más porque sí era evitable y no era consecuencia del azar sino de mi trabajo con el que he cumplido como siempre, creo. Que por mí no quede.
Ahora miro mis cuentas como lo hace la UE o la agencia Moody's, con previsión y tendencia supernegativas. Si tengo menos ingresos, tendré que gastar menos y no podré invertir en regalos o dulces navideños y tendré que dedicarme solo a pagar mi soberana deuda y sin saber si el crecimiento será negativo, como dice De Guindos, o la caída también negativa como creo adivinar. Si hace un par de años nos hubieran contado todo este rollo no nos lo hubiéramos creído.
Ya sé que es un tema manido y que hay que buscar fórmulas de crecimiento y pensar en un futuro mejor, pero uno habla de lo que le preocupa y esto es lo que pasa por mi cabeza el día después del esquivo sorteo de la Lotería de Navidad y del ingreso de mi triste nómina. Otros ni eso podrán lamentar.


"O Fortuna / velut Luna / statu variabilis..." Carmina Burana.

Comentarios

  1. Oh Jofran ¿qué ha pasado con la lotería? Lo de la paga extraordinaria sigue siendo una aberración por muy manido que parezca que está.

    Espero que esas dolencias familiares se vayan mitigando.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Uvas negras (II)

En la entrada anterior me quedé defendiendo que con pocas palabras se pueden decir muchas cosas, como ocurre con las seguidillas. Por eso, Uvas negras, como todas mis novelas anteriores, no es extensa. Siempre he criticado las películas de más de dos horas o las narraciones de quinientas páginas. Son gustos seguramente, pero para mi opinión todo lo que se puede contar en menos de trescientas páginas gana en claridad y dinamismo.
Recordando lo dicho en la anterior entrada sobre el título de mi novela, había un motivo familiar de tradición oral, pero habría que añadir que sobre todo este título es consecuencia de mi interpretación de ese poemilla. Si quieres algo atractivo, vivo, nuevo, acércate a ello, sin embargo, si no lo comprendes o aceptas tal y como es, cae, sucumbe radicalmente. Me pareció siempre un texto simple pero cargado de trascendencia, dramatismo y fatalidad.
Simbólicamente las uvas tienen muchos significados que se complementan. Para los griegos, Dionisos era el dios de…