Ir al contenido principal

El sentido de un final

Vuelvo al blog para hablar de una novela. Pero antes quiero reflexionar sobre lo que se lee y lo que se puede leer.
Desde el verano decidí que era el momento de afrontar lecturas aplazadas por el excesivo, según mi opinión, número de páginas. Las trilogías publicadas en un volumen encabezan ese reto difícil para mí. Ya he dicho en otras entradas y en otros lugares que lo que no se cuenta en menos de trescientas páginas me cansa y aburre y que el deseo de terminar de una vez la dichosa lectura se convierte en más importante que lo que ocurre en la trama. Por eso comencé con la Trilogía de Depford de Robertson Davies pero me leí solo el primero libro, El quinto en discordia, que me resultó una lectura magnífica y por ello decidí abandonar los otros dos para más tarde y así no odiarlos. Los tengo a la espera de que llegue el momento de continuar. Después empecé a leer 1Q84 de Murakami, libros 1 y 2. He dejado el Libro 3 para cuando se me pase el agotamiento de las otras partes. Advierto que me han gustado las dos primeras pero he acabado cansado de los personajes y del ambiente. Detrás me leí Si esto es un hombre y La tregua de Primo Levi y he dejado Los hundidos y los salvados para otro momento, así creo que lo saborearé mejor.
Con todo esto comprenderán que me sorprenda la lista de más vendidos que he encontrado en la revista Qué leer, donde los tres primeros puestos están ocpupados por Cincuenta sombras de Grey de E. L. James y sus dos secuelas. Seguramente que son los mismos lectores los que aúpan a estos exorbitantes puestos estas mismas lecturas. Me resultaría imposible embarcarme en otra trilogía este año sin acabar las otras tres, sobre todo, si el siguiente libro más vendido en esta lista es uno de Jorge Javier Vázquez, ese gran intelectual español contemporáneo.
Por todo esto decidí que era el momento de leer El sentido de un final de mi admirado Julian Barnes, de 186 páginas y premiada con el Man Booker del 2011. Novela a la que no le falta ni le sobra una letra. He terminado su lectura, he repasado en ese corto espacio la larga vida de Tony Webster. Sé todo lo que interesa de su pensamiento y de lo que marcó dramáticamente su vida y me he dejado llevar lentamente, por medio de la narración cautivadora e intrigante de Barnes, hasta el final sorprendente. Para mí es el ideal de una novela.
Creo que ahora he recuperado las ganas y el ánimo para acabar con las trilogías pendientes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase, si…