Ir al contenido principal

Incomunicación

Un mundo de autómatas me espera en la calle. Ayer tarde, al salir de mi portal, me encontré con un río de gente que andaba mirando seriamente la pantalla de sus "smartphones" o lo que fuese y no respondían a ningún estímulo exterior, como era mi humilde presencia. Fui arrollado por una chica que tras chocar conmigo, insignificante obstáculo, sin mirar tan siquiera, supo esquivarme y proseguir su marcha tecleando obsesivamente en la pantalla del móvil. No esperaba una disculpa ni siquiera una sonrisa cómplice, pero me quedé con las ganas de algún gesto de desprecio, al menos. Indiferencia absoluta, solo eso, es lo que recibí.
Un poco más allá, sentados en un banco de mi calle, había tres jóvenes que reían, que ya es algo, y señalaban no sé qué en la pantalla del "iphone" de uno. Duró poco. Cuando volvía de comprar el pan y un trozo de bizcocho casero, estaban los mismos sumidos en su propia red, cada uno tecleaba su mensaje o "post" o "whatsapp", tal vez se comunicaban entre ellos mismos o con alguien más allá del Atlántico.
Hace unos días pude comprobar en la televisión que, mientras que uno de los diputados del Congreso se explayaba en la tribuna criticando los recortes en educación y sanidad, muchos parlamentarios bajaban la vista para consultar o teclear en las pantallas de sus tabletas o móviles inteligentes, sin prestar la menor atención al orador del momento ni a los problemas del país.
Como en Babel, una corriente de comunicación de usuarios de teléfonos móviles se une día a día con una misma lengua, bajo el mismo perfil. Toda esta homogeneidad anima a pensar que la comunicación nos hace grandes y poderosos. Informados y al día somos indestructibles. "Edifiquemos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo." Yahveh confundió la lengua y el sueño acabó.
El exceso siempre es malo. La verdura es buena para el colesterol y para las dietas de cualquier tipo, pero si ingieres treinta kilos de lechuga del tirón, los resultados para el aparato digestivo no creo que sean beneficiosos.
Nos pasamos en todo: el que empieza robando quinientos euros acaba con miles de billetes bajo el colchón, etc.
Odio la melodía de mi móvil. La cambio a menudo, pero la sigo detestando. Hay días en que Facebook me cansa y Twitter siempre me agota.
Quiero desconectarme, soy como un Hal a la inversa. "Desconéctame, desconéctame..."

Comentarios

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Uvas negras (II)

En la entrada anterior me quedé defendiendo que con pocas palabras se pueden decir muchas cosas, como ocurre con las seguidillas. Por eso, Uvas negras, como todas mis novelas anteriores, no es extensa. Siempre he criticado las películas de más de dos horas o las narraciones de quinientas páginas. Son gustos seguramente, pero para mi opinión todo lo que se puede contar en menos de trescientas páginas gana en claridad y dinamismo.
Recordando lo dicho en la anterior entrada sobre el título de mi novela, había un motivo familiar de tradición oral, pero habría que añadir que sobre todo este título es consecuencia de mi interpretación de ese poemilla. Si quieres algo atractivo, vivo, nuevo, acércate a ello, sin embargo, si no lo comprendes o aceptas tal y como es, cae, sucumbe radicalmente. Me pareció siempre un texto simple pero cargado de trascendencia, dramatismo y fatalidad.
Simbólicamente las uvas tienen muchos significados que se complementan. Para los griegos, Dionisos era el dios de…