Ir al contenido principal

Feria, ¿qué feria?


Mi primera experiencia como comprador de libros se remonta a los años setenta. Era una compra sin dinero. Mi padre me ofrecía la Feria del Libro en el Parque de Málaga y yo solo tenía que escoger. Durante mis primeros años me dirigía siempre a la misma colección: "Mini-Infancia" de Bruguera. Unos pequeños tomos de cuentos que sumaban a los textos y los dibujos un truco para mí mágico en aquellos años: una animación de algún personaje que parecía moverse al pasar con rapidez las páginas y si se fijaba la atención en la parte superior derecha del libro. Eran más que cuentos.
Desde esa época no he dejado de visitar la Feria del Libro, todos los años.
En la última edición del presente mes de mayo se ha trasladado al Palmeral de las Sorpresas. Oficialmente, el balance es perfecto: nueva ubicación con futuro y un diez por ciento de incremento en las ventas, tal y como están las cosas.
Otra visión puede ser más subjetiva: es la percepción del evento desde mi propia experiencia. No falté a mi cita anual. Una visita sin pena ni gloria, para ser sincero. En diez minutos recorrí los veintisiete expositores que me parecieron como segregados al límite del muelle y no tuve ninguna oposición para hojear libros, aunque no me llamó la atención nada de lo que vi. Eran las siete de la tarde de un viernes y no había casi nadie. No compré.
En el año 2001 tuve la suerte de presentar mi primera novela, Foto de familia, en la desaparecida Caseta de Tertulias. En esa edición había cuarenta y cuatro expositores y la presentación fue también a las siete, pero un martes. Hubo bastantes asistentes, aparte de la familia y algunos amigos. Posteriormente, mientras firmaba algunos ejemplares de mi novela, pude comprobar también la gran cantidad de gente que visitó el expositor de mi editorial hasta la hora de cerrar.
El mundo del libro tradicional en España –no el electrónico, que facilita esa piratería tan nuestra– se está hundiendo. Es un hecho. Los libreros españoles enviaron hace unos meses al ministro Wert un escrito pidiendo ayudas similares a las que reciben del gobierno las librerías en Francia, pero la carta no ha tenido respuesta. "Los costes españoles suben el precio medio de los libros en España a los 22 euros; en Italia, en Francia o en Inglaterra, ese precio es la mitad, y eso permite que luchen en pie de igualdad con los precios digitales." La información es de Gregorio Swan y la extraigo del último número de la revista Qué leer.
Todo esto, como mínimo, me da pena y me provoca nostalgia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Opiniones

Lo mejor que tiene publicar un libro es recibir luego del lector su opinión. Mi agradecimiento en este caso está basado en que alguien se moleste en leer mi novela y le merezca la pena perder tiempo de su valiosa vi da en darme su parecer. Tras la publicación de Uvas negras y las presentaciones consiguientes, ahora es el momento de repasar las opiniones de los lectores. La gran mayoría son muy positivas, lo cual me llena de satisfacción. Con todas las valoraciones, sean cuales sean, logro siempre algún beneficio para mi labor de escritor. Muchas veces recibo interpretaciones que van más allá de lo que yo creía o pretendía conseguir y esto me hace reinterpretar mi propia obra, me enriquece por tanto. Como he dicho, modestia a parte, en general, las críticas son excelentes. Por ejemplo, en la web de Agapea me he encontrado con el comentario de dos lectoras que elogian mi novela y la han valorado con la máxima puntuación. En muchos casos he tenido la posibilidad de hablar dire

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase,

El cráneo de la Araña

Ya está a la venta mi tercera novela, El cráneo de la Araña . Esta vez la publico con la Editorial Círculo Rojo ( http://editorialcirculorojo.com/ ), que trasmite un aire de eficiencia y juventud esperanzadores. Se trata de una narración que mezcla la historia con la ficción conducidas ambas por un joven periodista malagueño, Luis Portillo, que se muestra como un testigo de su época.  El motivo de escribir esta novela es múltiple. Todo empezó cuando comencé a leer ciertos libros relacionados con una época concreta que me llamaba la atención, la segunda mitad del siglo XIX. Galdós y sus Episodios Nacionales me dieron la clave. El escritor canario nos trasmite los hechos históricos a través de los que viven a pie de calle, no como lo haría un estudio docto y frío de un manual especializado. Luis Portillo me sirvió, por tanto, para recorrer la Málaga de aquellos años como un ciudadano que se implica en lo que ocurre a su alrededor: los movimientos cantonalistas, los avances científic