Ir al contenido principal

Por Francia (II)

Cada uno viaja como desea o puede. Para mí disfrutar de un viaje no tiene nada que ver con la aventura, el riesgo o la acción. Tal vez sea un viajero pasivo. Prefiero sentarme y contemplar construcciones, paisajes y gente que transita por sus vidas y de paso por la mía.
Intento incluso hablar poco por si, distraído en extraer algo de mi mundo interior, se me escapa lo que transcurre delante de mis ojos. ¿Cuántas veces podré volver a pasear por esa calle? ¿Cuándo visitaré otra vez este museo o catedral? Seguramente que nunca: la economía y los años van limitando mis posibilidades poco a poco. Hay que capturar los instantes.
De todo lo que ve uno cada persona descubre lo que mejor le parece o interesa. Este verano, por Francia, me han quedado en la retina imágenes inolvidables y una pequeña "aventura" que pongo entre comillas porque no llega a ser más que un episodio minúsculo que sin embargo valoro como aventura por lo que de provecho le saqué personalmente.
Les cuento: salimos por la mañana con la intención principal de visitar Le Mont Saint Michel. Cuando llegamos al aparcamiento y esperábamos el autobús que nos acercaría a la entrada a la isla, nos informaron que la marea había subido tanto que impedía la circulación por el dique y que debíamos llegar a pie. Fue una suerte, en principio, ya que esto nos permitió un camino lleno de imágenes para fotografiar y grabar, un lento recorrido en el que pudimos contemplar cómo, poco a poco, nos acercábamos al conjunto monástico y nos identificábamos con los antiguos peregrinos que deseaban visitar la abadía. Cuando estábamos dispuestos a llegar al islote, los gendarmes nos impidieron el paso porque el dique estaba inundado. Al parecer era uno de los días en los que la marea alcanzaba un nivel mayor. La fuerza del mar era impresionante y el dique desapareció de nuestra vista durante un buen rato. Sin embargo, los turistas éramos cada vez más y nos fuimos agolpando junto a la verja y los gendarmes, que poco a poco fueron abriendo el paso alternativamente para entrar y salir de la isla. Durante un buen rato no fue todo tan agradable porque no sabíamos cuánta gente se agolpaba a nuestras espaldas y ya repasaba mentalmente lo que ocurre muchas veces con las aglomeraciones. No había vuelta atrás y los gendarmes no nos dejaban seguir. Aquí termina la "aventura". Tras una hora más o menos pudimos acceder a través de unas tablas y la marea empezó a bajar. Hicimos la visita que, por cierto, merece la pena y tras el descenso, en el que dudamos si era posible meter más gente en aquel islote o espectáculo turístico, salimos sin problemas. Precioso el refectorio, el claustro, la abadía y Le Mont Saint Michel, en general. Pero qué minúsculo me sentí dentro de aquella multitud de "peregrinos".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase,

Opiniones

Lo mejor que tiene publicar un libro es recibir luego del lector su opinión. Mi agradecimiento en este caso está basado en que alguien se moleste en leer mi novela y le merezca la pena perder tiempo de su valiosa vi da en darme su parecer. Tras la publicación de Uvas negras y las presentaciones consiguientes, ahora es el momento de repasar las opiniones de los lectores. La gran mayoría son muy positivas, lo cual me llena de satisfacción. Con todas las valoraciones, sean cuales sean, logro siempre algún beneficio para mi labor de escritor. Muchas veces recibo interpretaciones que van más allá de lo que yo creía o pretendía conseguir y esto me hace reinterpretar mi propia obra, me enriquece por tanto. Como he dicho, modestia a parte, en general, las críticas son excelentes. Por ejemplo, en la web de Agapea me he encontrado con el comentario de dos lectoras que elogian mi novela y la han valorado con la máxima puntuación. En muchos casos he tenido la posibilidad de hablar dire

El cráneo de la Araña

Ya está a la venta mi tercera novela, El cráneo de la Araña . Esta vez la publico con la Editorial Círculo Rojo ( http://editorialcirculorojo.com/ ), que trasmite un aire de eficiencia y juventud esperanzadores. Se trata de una narración que mezcla la historia con la ficción conducidas ambas por un joven periodista malagueño, Luis Portillo, que se muestra como un testigo de su época.  El motivo de escribir esta novela es múltiple. Todo empezó cuando comencé a leer ciertos libros relacionados con una época concreta que me llamaba la atención, la segunda mitad del siglo XIX. Galdós y sus Episodios Nacionales me dieron la clave. El escritor canario nos trasmite los hechos históricos a través de los que viven a pie de calle, no como lo haría un estudio docto y frío de un manual especializado. Luis Portillo me sirvió, por tanto, para recorrer la Málaga de aquellos años como un ciudadano que se implica en lo que ocurre a su alrededor: los movimientos cantonalistas, los avances científic