Ir al contenido principal

Uvas negras (II)


En la entrada anterior me quedé defendiendo que con pocas palabras se pueden decir muchas cosas, como ocurre con las seguidillas. Por eso, Uvas negras, como todas mis novelas anteriores, no es extensa. Siempre he criticado las películas de más de dos horas o las narraciones de quinientas páginas. Son gustos seguramente, pero para mi opinión todo lo que se puede contar en menos de trescientas páginas gana en claridad y dinamismo.
Recordando lo dicho en la anterior entrada sobre el título de mi novela, había un motivo familiar de tradición oral, pero habría que añadir que sobre todo este título es consecuencia de mi interpretación de ese poemilla. Si quieres algo atractivo, vivo, nuevo, acércate a ello, sin embargo, si no lo comprendes o aceptas tal y como es, cae, sucumbe radicalmente. Me pareció siempre un texto simple pero cargado de trascendencia, dramatismo y fatalidad.
Simbólicamente las uvas tienen muchos significados que se complementan. Para los griegos, Dionisos era el dios del vino y de la vid, por tanto, beber este néctar extraído de la uva representaba el placer y la alegría de vivir que embriaga y ayuda a lograr el contacto con la divinidad. Para los cristianos, el alma se alimenta de la eucaristía. Un ave (el alma) picoteando un racimo de uvas simbolizaría este nutritivo acto. También las uvas prensadas dejan escapar el mosto rojo como la sangre de Cristo. Hasta en el tarot encontramos las uvas como símbolos de fertilidad o abundancia. En el arte funerario simbolizan la redención y en  el arte grecorromano, hospitalidad, generosidad o juventud. "Si quieres uvas negras, / sube a mi parra..." Hasta ahí todo va relativamente bien.
En el Museo del Louvre podemos admirar La Virgen de las uvas de Pierre Mignard, una obra de 1640 del barroco francés. La imagen es una advocación mariana recurrente en el arte cristiano. La Virgen aparece con el niño Jesús en brazos, este posa su mano sobre un racimo de uvas negras mientras que con la otra se esconde o se libera del velo con el que parece protegerlo su madre. Ya vemos en esta pintura algún elemento fatalista ya que las uvas serían el símbolo del sacrificio futuro de aquel niño, de su muerte. "¡Ojalá te cayeras / y te mataras!" dice la seguidilla popular.
Esa dualidad o contraste me atrajo porque podía simbólicamente representar en mi novela la evolución de la difícil relación entre los dos personajes principales: Katherine Bell, escritora inglesa, y el lingüista alemán Albert Winkel.
Bueno, tras esta breve justificación del título de mi novela, es el momento de invitar a quien quiera a leerla y encontrarle el verdadero sentido a todo lo que he intentado explicar en estas dos entradas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase, si…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…