Ir al contenido principal

Viaje a Polonia (III)

Hay ciertos temas tan manidos o delicados que cuesta trabajo tratar. Me he resistido a escribir sobre mi visita a Auschwitz, pero ha sido una momento importante de mi viaje a Polonia y forma una parte imborrable de lo que he vivido este verano.
Lo que me queda de esa experiencia no es muy distinto de lo que sentía antes de visitar el campo de concentración: no he descubierto nada que no supiera. Se trata de un asunto peliagudo que desde 1945 ha sido criticado, comentado, interpretado y recreado por directores de cine, escritores, historiadores, políticos, periodistas, etc. Yo solo puedo aportar una descripción de lo que vi y sentí como visitante de Auschwitz y como turista.
Hay algo de teatral en la visita. Llevábamos unos auriculares que nos hacían concentrarnos silenciosamente en las palabras del guía brasileño. Empezamos pasando bajo la famosa y cínica inscripción: "Arbeit macht frei" ("El trabajo nos hace libres") y fuimos recorriendo el campo en grupo: éramos unos cincuenta y desde el principio parecía que formábamos parte de una tropa de deportados que arrastraban sus pies por un suelo cansado de ser pisoteado por tanta gente. Para entrar en cada bloque teníamos que esperar que saliera el grupo anterior y luego pasábamos en silencio y en fila de uno. La sensación de revivir los movimientos de los presos se iba haciendo poco a poco más real. Todo lo demás ya se sabe: fotos terribles, datos fríos y crueles, toneladas de pelos, gafas, maletas, etc. Un almacén horrible de horrores. Al cruzarme con otros turistas de mi grupo o de otro, en sus rostros se veía reflejada las pocas ganas de sonreír y el mal cuerpo que se nos estaba poniendo. El ser humano era eso: criminales y víctimas, un enjambre de maldad y barbarie. Hubo gente que lloró al visitar la sala dedicada a los niños, en otros crecía la necesidad de información: ¿cuántos murieron?, ¿de qué nacionalidad, etnia o religión eran los muertos? En mí, sin embargo, fue naciendo otro sentimiento de culpa, pero por el presente. Mientras paseaba por aquellos barracones y me disponía a visitar más tarde el campo de Birkenau (Auschwitz II), construido ya con el objeto menos hipócrita del exterminio masivo, mientras yo hacía turismo por esa Polonia, alguien bombardeaba en mi nombre como humano, en el de mi país o en el de la OTAN o lo que sea, una casa con inocentes o niños, las llamadas víctimas colaterales, crímenes de los que casi nunca somos conscientes. ¿Cuántos indígenas murieron en América tras el descubrimiento? ¿Cuántos esclavos africanos? ¿Cuánta gente murió en Srebrenica? ¿Cuántas deportaciones, holocaustos y barbaridades hemos protagonizados? ¿Cuántas quedan?
"Quien olvida su historia está condenado a repetirla" e incluso recordándola.

Comentarios

  1. Comparto, absolutamente, los sentimientos que describes en esta entrada, tanto el horror por lo que se vivió, como la impotencia de saber que no ha servido para nada y que la historia se repite y se repite.
    Un abrazo
    Laly

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    quiero visitar Poznan en Polonia y no se donde puedo quedarme. He encontrado este hostal http://www.blooms.es/hostel/
    Alguien lo conoce y puede ayudarme?

    gracias
    Konsuela

    ResponderEliminar
  3. Tu historia es interesante. Gracias por compartir tu reflexión.
    Konsuela, hostal Blooms que tu has encontrado es muy bonito. Yo vivo en Poznań y conozco la chica que trabaja alli :) Hostal hay un centro de la ciudad. Es cerca de la Plaza Mayor y cerca de paradas de los trenes. Tambien la gente que trabaja en Blooms es muy simpatica y abiera.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase,

Opiniones

Lo mejor que tiene publicar un libro es recibir luego del lector su opinión. Mi agradecimiento en este caso está basado en que alguien se moleste en leer mi novela y le merezca la pena perder tiempo de su valiosa vi da en darme su parecer. Tras la publicación de Uvas negras y las presentaciones consiguientes, ahora es el momento de repasar las opiniones de los lectores. La gran mayoría son muy positivas, lo cual me llena de satisfacción. Con todas las valoraciones, sean cuales sean, logro siempre algún beneficio para mi labor de escritor. Muchas veces recibo interpretaciones que van más allá de lo que yo creía o pretendía conseguir y esto me hace reinterpretar mi propia obra, me enriquece por tanto. Como he dicho, modestia a parte, en general, las críticas son excelentes. Por ejemplo, en la web de Agapea me he encontrado con el comentario de dos lectoras que elogian mi novela y la han valorado con la máxima puntuación. En muchos casos he tenido la posibilidad de hablar dire

El cráneo de la Araña

Ya está a la venta mi tercera novela, El cráneo de la Araña . Esta vez la publico con la Editorial Círculo Rojo ( http://editorialcirculorojo.com/ ), que trasmite un aire de eficiencia y juventud esperanzadores. Se trata de una narración que mezcla la historia con la ficción conducidas ambas por un joven periodista malagueño, Luis Portillo, que se muestra como un testigo de su época.  El motivo de escribir esta novela es múltiple. Todo empezó cuando comencé a leer ciertos libros relacionados con una época concreta que me llamaba la atención, la segunda mitad del siglo XIX. Galdós y sus Episodios Nacionales me dieron la clave. El escritor canario nos trasmite los hechos históricos a través de los que viven a pie de calle, no como lo haría un estudio docto y frío de un manual especializado. Luis Portillo me sirvió, por tanto, para recorrer la Málaga de aquellos años como un ciudadano que se implica en lo que ocurre a su alrededor: los movimientos cantonalistas, los avances científic