Ir al contenido principal

Sobre Pink Floyd

Hasta hoy no había escrito sobre música en este blog. Es imperdonable, pero no había llegado el momento. Sin embargo, el otro día grabé un programa de televisión en el que salían David Gilmour y Richard Wringt, miembros ambos de mis admirados Pink Floyd. En teoría, la actuación era de David Gilmour y su grupo, pero me emocionó más cuando un Wringt ya fallecido interpretó "Arnold Layne", con la voz quebrada. En ningún momento fue nombrado durante el programa de televisión. Era como si no estuviese, como si no existiera. Wringt era un gran músico, aunque más oscuro y menos polémico o famoso que Gilmour o Roger Waters. En realidad, no sé nada de él y eso es lo que me gusta. Lo mejor de los artistas o escritores que admiras es no conocerlos como personas, con sus miserias al aire. Estoy seguro de que me hubieran caído mal Cervantes y Unamuno, prefiero leerlos, me gustan sus libros y con eso me sobra.
Entre los miembros originarios de Pink Floyd destacaba evidentemente Syd Barret. Durante mucho tiempo sólo supe que el resto del grupo lo echaba de menos (Whish you where here) y que ya no participaba del éxito de sus compañeros. Luego conocí sus miserias y en internet pude ver por desgracia -iba buscando otra cosa- un vídeo en el que un Barret viejo y gordo simplemente cruzaba la calle. Ya ha muerto también por los motivos que sean. Pero ese otro Barret que paseaba no le debe interesar a nadie que admire su música. La bajeza del ser humano no está en llegar a viejo o estar gordo, sino en que te interese ese punto de vista de otras personas. El que se supone que habla de "música" y se recrea tan solo, por ejemplo, en las circunstancias que rodearon las muertes de Jim Morrison o Michael Jackson y no en su música o sus conciertos, es simplemente un cotilla, no un amante de su arte. Barret murió como todo el mundo y punto y sin embargo los que escuchamos sus canciones nos acordaremos siempre de "If" o de "Jugband blues". De ese mundo paralelo sólo recuerdo una anécdota reseñable porque la escuché en boca de un miembro del grupo que la contaba con perplejidad: un día, mientras trabajaban en el estudio de grabación, se fijó en que entre el público estaba un hombre grueso y calvo que le resultaba peculiar, luego supo que era Syd, el más original creador del grupo y del que habían tenido que desprenderse para que el proyecto siguiese. No lo había reconocido.

"Es muy considerado de tu parte
que pienses en mi aquí
y te estoy muy agradecido
por hacer comprender tan claramente
que no estoy aquí.
Nunca pensé que la habitación podía ser tan grande.
Nunca pensé que la habitación podía ser tan triste.
Y te agradezco que tirases
mis viejos zapatos
y que en cambio me trajeses aquí vestido de rojo.
Y me pregunto quién podrá estar escribiendo esta canción.
No me importa si el sol no brilla
y no me importa si no tengo nada mío.
Y me da igual sentirme incómodo contigo.
Amaré en el invierno.
Y el mar no es verde
y quiero a la reina.
¿Y qué es exactamente un sueño?
¿Y qué es exactamente una farsa?"

                                   Judband Blues de Syd Barret (1968)

Comentarios

  1. Me gustó oírte esa anécdota de Syd Barret, convertido en un desconocido para sus cercanos. Es dura e ilustrativa, de modo que me encanta que la compartas ahora con tus lectores.
    Un abrazo,
    Pablo.

    ResponderEliminar
  2. If no es de Barret es de Waters , craso error

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tu atenta lectura, señor Anónimo. El fallo, sin embargo, no está en lo que quería decir sino en confundir las canciones: quería referirme a Bike. Siento que el error sea craso y no disculpable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase,

Opiniones

Lo mejor que tiene publicar un libro es recibir luego del lector su opinión. Mi agradecimiento en este caso está basado en que alguien se moleste en leer mi novela y le merezca la pena perder tiempo de su valiosa vi da en darme su parecer. Tras la publicación de Uvas negras y las presentaciones consiguientes, ahora es el momento de repasar las opiniones de los lectores. La gran mayoría son muy positivas, lo cual me llena de satisfacción. Con todas las valoraciones, sean cuales sean, logro siempre algún beneficio para mi labor de escritor. Muchas veces recibo interpretaciones que van más allá de lo que yo creía o pretendía conseguir y esto me hace reinterpretar mi propia obra, me enriquece por tanto. Como he dicho, modestia a parte, en general, las críticas son excelentes. Por ejemplo, en la web de Agapea me he encontrado con el comentario de dos lectoras que elogian mi novela y la han valorado con la máxima puntuación. En muchos casos he tenido la posibilidad de hablar dire

El cráneo de la Araña

Ya está a la venta mi tercera novela, El cráneo de la Araña . Esta vez la publico con la Editorial Círculo Rojo ( http://editorialcirculorojo.com/ ), que trasmite un aire de eficiencia y juventud esperanzadores. Se trata de una narración que mezcla la historia con la ficción conducidas ambas por un joven periodista malagueño, Luis Portillo, que se muestra como un testigo de su época.  El motivo de escribir esta novela es múltiple. Todo empezó cuando comencé a leer ciertos libros relacionados con una época concreta que me llamaba la atención, la segunda mitad del siglo XIX. Galdós y sus Episodios Nacionales me dieron la clave. El escritor canario nos trasmite los hechos históricos a través de los que viven a pie de calle, no como lo haría un estudio docto y frío de un manual especializado. Luis Portillo me sirvió, por tanto, para recorrer la Málaga de aquellos años como un ciudadano que se implica en lo que ocurre a su alrededor: los movimientos cantonalistas, los avances científic