Ir al contenido principal

El mapa y el territorio


En líneas generales prefiero no saber nada de los escritores o artistas. La persona normalmente me desespera o decepciona. Prefiero conocer las obras porque ahí creo que está el verdadero autor y no en su imagen o en la información que se transmite en los medios de comunicación sobre el escritor. Cela me caía bastante mal y creo que Cervantes me hubiera decepcionado como persona. Sin embargo, he disfrutado con La colmena y El Quijote.
Recuerdo que hablando con unos amigos de lo que me gustó la representación de Las bicicletas son para el verano de Fernando Fernán Gómez a la que asistí hace unos años en el Teatro La Latina de Madrid, uno de ellos me comentaba que no podría haber visto esa obra porque no soportaba el mal humor de su autor y recordó aquella frase escatológica tan conocida de Fernán Gómez y con ella me quiso resumir su personalidad y la valía de toda su obra literaria. Yo no conocí a Fernán Gómez y quizás me alegro: no me interesa su forma de ser sino su manera de actuar y escribir, su obra artística en general.
Pero admito que con Michel Houellebecq me había sentido hasta ahora influido por lo leído y escuchado de su carácter provocador y excesivo. Sin embargo, decidí leer El mapa y el territorio, narración con la que ha ganado el Premio Goncourt, y me alegro de haberlo hecho. He descubierto a un escritor inteligente y ameno y a un personaje, Jed Martin, complejo y desagradable pero que cae bien y que he llegado a comprender. Es una novela que satiriza el mundo del arte y la sociedad contemporánea. Un texto ingenioso y muy bien escrito. Houellebecq aparece también como personaje y su presencia provocadora impregna la novela de un halo especial, verosímil e inverosímil a la vez. Recomiendo esta novela y creo que me voy a animar a leer otras anteriores.

Comentarios

  1. Después de leer tu entrada creo que voy a incluir el libro en mi lista de proximas lecturas. Gracias
    Ade

    ResponderEliminar
  2. Hola Jofran,

    aquí estoy de nuevo, después de un paréntesis en mis tareas internautas. Con esto del blog, había dejado de leer, de ver películas, de estudiar, de hacer ejercicio... y me he planteado que ya es hora de reorganizar de nuevo esta vida disoluta que llevaba, blogueando de un sitio a otro.
    Hoy me estoy poniendo al día, y como siempre que leo tus entradas comparto absolutamente su contenido. El autor es el autor y la obra es la obra. O somos capaces de separar ambos conceptos o nos podemos perder auténticas maravillas.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Houllebecq siempre vuelve a los mismos temas pero el aura de vacío vital se encarna en 'El mapa y el territorio'como nunca, incluyendo su propio asesinato...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Uvas negras (II)

En la entrada anterior me quedé defendiendo que con pocas palabras se pueden decir muchas cosas, como ocurre con las seguidillas. Por eso, Uvas negras, como todas mis novelas anteriores, no es extensa. Siempre he criticado las películas de más de dos horas o las narraciones de quinientas páginas. Son gustos seguramente, pero para mi opinión todo lo que se puede contar en menos de trescientas páginas gana en claridad y dinamismo.
Recordando lo dicho en la anterior entrada sobre el título de mi novela, había un motivo familiar de tradición oral, pero habría que añadir que sobre todo este título es consecuencia de mi interpretación de ese poemilla. Si quieres algo atractivo, vivo, nuevo, acércate a ello, sin embargo, si no lo comprendes o aceptas tal y como es, cae, sucumbe radicalmente. Me pareció siempre un texto simple pero cargado de trascendencia, dramatismo y fatalidad.
Simbólicamente las uvas tienen muchos significados que se complementan. Para los griegos, Dionisos era el dios de…