Ir al contenido principal

Mentir

En 1733 Jonathan Swift escribió El arte de la mentira política donde se justifica la misma siempre que se practique de forma elegante y persuasiva y por el bien del ciudadano. Yo admito que soy de la opinión de que no es conveniente decir todo lo que uno piensa, decir toda la verdad, si se quiere sobrevivir en este mundo. Recordemos que ni siquiera la mentira es considerada un pecado capital por los cristianos. Santo Tomás afirmaba que la mentira maliciosa es pecado mortal pero que las mentiras "útiles" y humorísticas son pecados veniales. Hasta Platón habló de una mentira noble que preservaba la armonía social. De todas formas luego está la solución de la confesión que todo lo limpia.
Asistimos en esta época a una exaltación de la mentira, seguramente como siempre, pero ahora se ve más, como si fuéramos más sensibles a creer y desconfiar de todo. Podemos acceder a tanta información contradictoria que la incredulidad nos invade. Escuchamos cómo se nos convence de la ineficacia de subir los impuestos y acto seguido de lo inevitable de la subida del IRPF, se nos afirmó que no había crisis económica y que en Irak había armas de destrucción masiva. Nos encontramos con internautas indignados que tergiversan la información de manera engañosa para apoyar sus posturas críticas (el otro día leí una noticia muy ofendida con el sueldo de los diputados colocando un cero más al final de la cifra: no es lo mismo tres mil euros al mes que treinta mil) o cómo, en defensa de la libertad en internet, un señor se forra a costa de los demás y es detenido y defendido por los que han pagado sus coches de lujo. Todo se puede poner en solfa en un momento determinado y luchar por algo que puede ayudar a que esto, por el contrario, se afiance.
Los mayores mentirosos son los escritores y en ello está su magia, su éxito: ¿qué fue Pierre Menard para Borges, si no?
En líneas generales, creo en las mentiras piadosas y me resulta muy difícil poner la mano en el fuego por nadie, pero tampoco me gusta oponerme totalmente a algo. No existen exactamente los extremos, pienso, creo que todo es más gris, aunque sea el color más triste.

Comentarios

  1. La verdad, desafortunado empezar así un comentario sobre la mentira, es que esta entrada tuya me ha parecido especialmente oportuna. No me refiero solamente a que el hecho que la motiva sea actual, que lo es, sino que las reflexiones que la acompañan son tan inteligentes que invitan a asomarse a la maraña. Es lo que tiene la gente culta, que alumbra lo oscuro. Gracias.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  2. El mismo miedo me produce una mentira maliciosa que una verdad absoluta. Suelo desconfiar de las personas que presumen de decir las cosas claras y a la cara, alardeando de una sinceridad sin fisuras. Tan acertado como siempre.

    Laly

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Uvas negras (II)

En la entrada anterior me quedé defendiendo que con pocas palabras se pueden decir muchas cosas, como ocurre con las seguidillas. Por eso, Uvas negras, como todas mis novelas anteriores, no es extensa. Siempre he criticado las películas de más de dos horas o las narraciones de quinientas páginas. Son gustos seguramente, pero para mi opinión todo lo que se puede contar en menos de trescientas páginas gana en claridad y dinamismo.
Recordando lo dicho en la anterior entrada sobre el título de mi novela, había un motivo familiar de tradición oral, pero habría que añadir que sobre todo este título es consecuencia de mi interpretación de ese poemilla. Si quieres algo atractivo, vivo, nuevo, acércate a ello, sin embargo, si no lo comprendes o aceptas tal y como es, cae, sucumbe radicalmente. Me pareció siempre un texto simple pero cargado de trascendencia, dramatismo y fatalidad.
Simbólicamente las uvas tienen muchos significados que se complementan. Para los griegos, Dionisos era el dios de…