Ir al contenido principal

Mentir

En 1733 Jonathan Swift escribió El arte de la mentira política donde se justifica la misma siempre que se practique de forma elegante y persuasiva y por el bien del ciudadano. Yo admito que soy de la opinión de que no es conveniente decir todo lo que uno piensa, decir toda la verdad, si se quiere sobrevivir en este mundo. Recordemos que ni siquiera la mentira es considerada un pecado capital por los cristianos. Santo Tomás afirmaba que la mentira maliciosa es pecado mortal pero que las mentiras "útiles" y humorísticas son pecados veniales. Hasta Platón habló de una mentira noble que preservaba la armonía social. De todas formas luego está la solución de la confesión que todo lo limpia.
Asistimos en esta época a una exaltación de la mentira, seguramente como siempre, pero ahora se ve más, como si fuéramos más sensibles a creer y desconfiar de todo. Podemos acceder a tanta información contradictoria que la incredulidad nos invade. Escuchamos cómo se nos convence de la ineficacia de subir los impuestos y acto seguido de lo inevitable de la subida del IRPF, se nos afirmó que no había crisis económica y que en Irak había armas de destrucción masiva. Nos encontramos con internautas indignados que tergiversan la información de manera engañosa para apoyar sus posturas críticas (el otro día leí una noticia muy ofendida con el sueldo de los diputados colocando un cero más al final de la cifra: no es lo mismo tres mil euros al mes que treinta mil) o cómo, en defensa de la libertad en internet, un señor se forra a costa de los demás y es detenido y defendido por los que han pagado sus coches de lujo. Todo se puede poner en solfa en un momento determinado y luchar por algo que puede ayudar a que esto, por el contrario, se afiance.
Los mayores mentirosos son los escritores y en ello está su magia, su éxito: ¿qué fue Pierre Menard para Borges, si no?
En líneas generales, creo en las mentiras piadosas y me resulta muy difícil poner la mano en el fuego por nadie, pero tampoco me gusta oponerme totalmente a algo. No existen exactamente los extremos, pienso, creo que todo es más gris, aunque sea el color más triste.

Comentarios

  1. La verdad, desafortunado empezar así un comentario sobre la mentira, es que esta entrada tuya me ha parecido especialmente oportuna. No me refiero solamente a que el hecho que la motiva sea actual, que lo es, sino que las reflexiones que la acompañan son tan inteligentes que invitan a asomarse a la maraña. Es lo que tiene la gente culta, que alumbra lo oscuro. Gracias.
    Pablo.

    ResponderEliminar
  2. El mismo miedo me produce una mentira maliciosa que una verdad absoluta. Suelo desconfiar de las personas que presumen de decir las cosas claras y a la cara, alardeando de una sinceridad sin fisuras. Tan acertado como siempre.

    Laly

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase,

Opiniones

Lo mejor que tiene publicar un libro es recibir luego del lector su opinión. Mi agradecimiento en este caso está basado en que alguien se moleste en leer mi novela y le merezca la pena perder tiempo de su valiosa vi da en darme su parecer. Tras la publicación de Uvas negras y las presentaciones consiguientes, ahora es el momento de repasar las opiniones de los lectores. La gran mayoría son muy positivas, lo cual me llena de satisfacción. Con todas las valoraciones, sean cuales sean, logro siempre algún beneficio para mi labor de escritor. Muchas veces recibo interpretaciones que van más allá de lo que yo creía o pretendía conseguir y esto me hace reinterpretar mi propia obra, me enriquece por tanto. Como he dicho, modestia a parte, en general, las críticas son excelentes. Por ejemplo, en la web de Agapea me he encontrado con el comentario de dos lectoras que elogian mi novela y la han valorado con la máxima puntuación. En muchos casos he tenido la posibilidad de hablar dire

El cráneo de la Araña

Ya está a la venta mi tercera novela, El cráneo de la Araña . Esta vez la publico con la Editorial Círculo Rojo ( http://editorialcirculorojo.com/ ), que trasmite un aire de eficiencia y juventud esperanzadores. Se trata de una narración que mezcla la historia con la ficción conducidas ambas por un joven periodista malagueño, Luis Portillo, que se muestra como un testigo de su época.  El motivo de escribir esta novela es múltiple. Todo empezó cuando comencé a leer ciertos libros relacionados con una época concreta que me llamaba la atención, la segunda mitad del siglo XIX. Galdós y sus Episodios Nacionales me dieron la clave. El escritor canario nos trasmite los hechos históricos a través de los que viven a pie de calle, no como lo haría un estudio docto y frío de un manual especializado. Luis Portillo me sirvió, por tanto, para recorrer la Málaga de aquellos años como un ciudadano que se implica en lo que ocurre a su alrededor: los movimientos cantonalistas, los avances científic