Ir al contenido principal

Silencio

Para saber lo que alguien verdaderamente piensa, a veces no nos queda más remedio que recurrir a lo que se le escapa, como a Rajoy, que, perseguido por los micrófonos y sin ganas de hablar, no puede evitar ciertos comentarios que casi parecen psicofonías: "¡Vivo en el lío!" dicen que dijo. No vamos a analizar el contenido del mensaje, que en realidad tan solo es una evidencia, sino la virtud de callar.
Personalmente, creo que es mejor el silencio que decir estupideces, por otro lado, ya confesé en otra entrada que no me gustan los gritos. Hay que admitir que el lenguaje verbal es lo que realmente nos distingue de los animales, pero es conveniente medir las palabras y no desperdiciar los beneficios de esta capacidad.
Hay en México, en la unión entre Chihuahua, Durango y Coahuila una zona llamada del Silencio, en la que, al parecer, las ondas de radio no pueden transmitirse de manera normal debido a la presencia de campos magnéticos. Muchas veces desearíamos que existiera una zona en nuestro mundo para el silencio, un silencio voluntario y relajante que evitara la palabrería inútil.
No quiero decir con esto que soporte el silencio absoluto y que no pueda ver a todo aquel que hable mucho, no es eso. Me encantan las personas que tienen algo que decir, pero no tolero a los charlatanes, embaucadores o a la gente retorcida y cotilla. Hay personas a quienes les dices, por ejemplo: "He ido a dar un paseo" y creen que detrás de estas palabras se esconde un problema, una maldad o lo que les parece y tras esto se lo cuentan a todo el mundo buscándole los tres pies al gato. Tal vez crean que estás deprimido y solo o que quieres huir del mundo y han decidido ayudarte a su manera. Yo quería tan solo dar un paseo para hacer algo de ejercicio y sentir el aire en la cara, simplemente.
Esta semana ha estado cargada de frases que era mejor haberlas dejado donde estaban. Mario Monti dijo que creía monótono el trabajo fijo para los jóvenes, siendo él senador vitalicio, y Emilo Botín afirmó que aquí quienes lo han hecho mal han sido los políticos, como si los bancos no tuvieran nada que ver. Otras personas han pronunciado con la voz quebrada un discurso para olvidar.
Muchas veces he callado cuando debería haber dicho algo, es cierto, pero mis mayores errores se han producido al hablar más de la cuenta o al precipitarme. Quizás la solución esté en el término medio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Uvas negras (II)

En la entrada anterior me quedé defendiendo que con pocas palabras se pueden decir muchas cosas, como ocurre con las seguidillas. Por eso, Uvas negras, como todas mis novelas anteriores, no es extensa. Siempre he criticado las películas de más de dos horas o las narraciones de quinientas páginas. Son gustos seguramente, pero para mi opinión todo lo que se puede contar en menos de trescientas páginas gana en claridad y dinamismo.
Recordando lo dicho en la anterior entrada sobre el título de mi novela, había un motivo familiar de tradición oral, pero habría que añadir que sobre todo este título es consecuencia de mi interpretación de ese poemilla. Si quieres algo atractivo, vivo, nuevo, acércate a ello, sin embargo, si no lo comprendes o aceptas tal y como es, cae, sucumbe radicalmente. Me pareció siempre un texto simple pero cargado de trascendencia, dramatismo y fatalidad.
Simbólicamente las uvas tienen muchos significados que se complementan. Para los griegos, Dionisos era el dios de…