Ir al contenido principal

Basura

El origen de la palabra "basura" lo encontramos en el latín vulgar, en la palabra VERSURA 'acción de barrer', derivada de VERRERE (participio de VERSUS). Es una palabra documentada, según el Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana de Corominas, hacia 1155 y es también la palabra que me persigue desde hace unas semanas.
No sé si es porque voy mirando últimamente hacia el suelo, debido a mi pesimismo actual, por lo que solo veo basura. Las calles sucias, manchadas; las papeleras repletas; los contenedores llenos de envases, latas, cartones sin que el Ayuntamiento los recoja.
Y me pregunto por qué está todo tan sucio, por qué hay tantos chicles adheridos a las aceras, por qué sigo el rastro de la basura por la ciudad.
El otro día vinieron a mi calle a regar. Para una vez que limpian al año tuvieron que empezar a las ocho de la mañana rascando los chicles pegados en la acera. Mi calle es corta y poco transitada pero la cantidad de chicles era incalculable. Seguramente en mi barrio hay especialistas en el consumo de "goma de mascar" o tal vez es que hace tanto tiempo que no limpian así que se han acumulado los chicles secos y pegados. Cuando terminaron, echaron un detergente por toda la calle y regaron durante dos días.
Pero ahora me asomo a la ventana y observo que la calle está sucia, que hay basura, excrementos, papeles, nuevos chicles pegados, manchas que surgen de la "nada". Los ciudadanos no somos limpios, está claro, pero ¿los ayuntamientos limpian lo suficiente? No lo hacían en el 2007 cuando las cosas iban bien, pues ahora...
Creo que todo es reflejo de la sociedad que nos rodea. Somos un pueblo que tiene problemas con la educación, con la de los colegios e institutos y con la de andar por casa. Nos molesta hablar de usted, nos gusta colarnos en las paradas del autobús, evitamos pagar el IVA, gritamos en cualquier sitio, vamos en bañador a todas partes, enseñamos las uñas de los pies...
Cuando viajo por otras ciudades y países, una de las cosas que me llama más la atención es la limpieza de sus calles y el uso de las papeleras. Será la falta de costumbre.
Quizás nos guste la basura o simplemente no hemos conocido otra cosa.

Comentarios

  1. HOla, Jofran. Me parece que no has hecho hincapié en dos de los elementos que producen más roña en nuestras calles: los orines y los excrementos de los perros. Dices "excrementos" pero no de donde proceden y olvidas esa grasa que se acumula en las aceras y calles, que no es tal sino capas de orines que se superponen unas a otras.
    Por lo demás, coincido contigo.
    Eduardo Retamero, amigo de Angel Montilla.

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes señor Jofran, estoy totalmente de acuerdo con lo que ha dicho, pero quisiera preguntarle algo, si no puede o quiere decirme donde vive, al menos, podría decir a que zona o barriada se refiere que recientemente han baldeado.
    Soy empleado de la Empresa Mixta de Limpieza (Limasa) y podría aportarle a usted y a todos los que le siguen algún dato interesante.
    Sin más, reciba un cordial, afectuoso y "limpio" saludo.

    ResponderEliminar
  3. Aunque hablo de mi barrio, no me refiero en concreto a él sino que hago una reflexión metafórica sobre la suciedad de nuestras ciudades y los momentos que estamos viviendo.
    Gracias por los comentarios y por leer mi blog.
    Un saludo "limpio" de mi parte para todos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jofran, buenos días.

    Aquí ando apurando mis vacaciones, cuidándolas como el mayor tesoro que puedo tener, pues no quiero ni pensar en el "ambiente" que me puedo encontrar cuando me incorpore.
    Con respecto a este tema, comparto la "reflexión metafórica" y no tan metafórica que planteas. Es para mí un auténtico misterio el comprender porque la gente cuando come pipas no mete las cáscaras en una bolsita y las tira a la basura, por ejemplo. Málaga es especialista en esta afición. Cómo esto, muchos más. Por supuesto que falta mucha educación a este respecto...

    Un beso muy fuerte para ti y para tu "cónyuga" a la que prometí que no vería ni en el blog cuando me fui de vacaciones, jajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase, si…