Ir al contenido principal

¿Dónde está mi dinero?

Cuando uno paga algo, te puede parecer caro, barato, un chollo o simplemente el precio justo, sin embargo, si te lo quitan, te parece un robo. De pequeño me atracaron algunas veces, creo que era una pieza fácil e inocente: me quitaron una cazadora, una medalla... Yo me contentaba con que no me pasara nada físico: un golpe, un navajazo, lo típico. Ahora es más difícil que me asalten por la calle, no porque sea más valiente ni tenga aspecto agresivo, sino porque con los años se va imponiendo respeto por las canas y poco a poco atrae uno menos la atención y el interés del ladrón, hasta que seamos ancianos y se cierre el círculo.
Hay otras formas de hurto, evidentemente más sutiles pero que te dejan también la cara de tonto típica de la víctima. Recientemente, me he sentido "estafado" por algunos rateros impersonales. Mi banco, que incluso me pidió la firma para ratificar su usura y que yo rubriqué con alegría y pensando estúpidamente que la entidad bancaria se preocupaba por mis intereses, es un buen ejemplo. Estuve varios años pagando sus intereses, valga la redundancia, por encima de lo que debía y la respuesta a mis quejas fue la constatada aprobación por escrito del robo en varios documentos ratificados por mí.
Ahora les toca robarme a las administraciones públicas. Mi cuenta y mi nómina están abiertas para que todo el que pase coja lo que quiera, lo autorice o no su supuesto propietario.
Pero hoy tengo dos preocupaciones complementarias.
La primera es saber adónde han ido mis ingresos sustraídos, en qué se ha gastado el banco los intereses pagados y la administración lo que ha "tomado prestado" de mi sueldo, es decir, dónde están mi chaqueta y mi medalla. Me imagino a algún accionista moviendo mis euros en la bolsa de Tokio y perdiéndolos sin despeinarse en valores de dudosa rentabilidad o a un típico secretario general adjunto a orillas de un lago romántico comiéndose un bocadillo de queso belga que ha comprado con parte de mi paga extra, por no tener tiempo para ir a almorzar a su residencia en las afueras de Bruselas, el pobre.
¿Dónde está mi dinero? ¿Qué se ha resuelto con mi "desinteresada" colaboración? ¿Cómo hemos mejorado gracias a los recortes salariales del 2010?
La otra cosa que me preocupa es que estoy seguro de que no hemos llegado al límite. Esperamos que "los mercados" confíen en nosotros pero todos sabemos que no podemos fiarnos ya de nadie y que, como dijo Rajoy ayer, no tenemos libertad ni somos soberanos.
"Y teniendo yo más alma, / tengo menos libertad." decía Calderón del Barca a través de Segismundo. Esto parece una pesadilla.

Comentarios

  1. Es cierto Jofran, sólo matizar que para muchas familias no "parece", sino que "es" una auténtica pesadilla. Esto nos está sobrepasando...

    ResponderEliminar
  2. Se agotan las palabras para nombrar, y uno -asaltado, engañado y despreciado- se pregunta qué hay después de ellas. ¿No hacer nada? ¿Y qué se debe pensar de quienes nada hacen cuando les roban?
    Pablo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase,

Opiniones

Lo mejor que tiene publicar un libro es recibir luego del lector su opinión. Mi agradecimiento en este caso está basado en que alguien se moleste en leer mi novela y le merezca la pena perder tiempo de su valiosa vi da en darme su parecer. Tras la publicación de Uvas negras y las presentaciones consiguientes, ahora es el momento de repasar las opiniones de los lectores. La gran mayoría son muy positivas, lo cual me llena de satisfacción. Con todas las valoraciones, sean cuales sean, logro siempre algún beneficio para mi labor de escritor. Muchas veces recibo interpretaciones que van más allá de lo que yo creía o pretendía conseguir y esto me hace reinterpretar mi propia obra, me enriquece por tanto. Como he dicho, modestia a parte, en general, las críticas son excelentes. Por ejemplo, en la web de Agapea me he encontrado con el comentario de dos lectoras que elogian mi novela y la han valorado con la máxima puntuación. En muchos casos he tenido la posibilidad de hablar dire

El cráneo de la Araña

Ya está a la venta mi tercera novela, El cráneo de la Araña . Esta vez la publico con la Editorial Círculo Rojo ( http://editorialcirculorojo.com/ ), que trasmite un aire de eficiencia y juventud esperanzadores. Se trata de una narración que mezcla la historia con la ficción conducidas ambas por un joven periodista malagueño, Luis Portillo, que se muestra como un testigo de su época.  El motivo de escribir esta novela es múltiple. Todo empezó cuando comencé a leer ciertos libros relacionados con una época concreta que me llamaba la atención, la segunda mitad del siglo XIX. Galdós y sus Episodios Nacionales me dieron la clave. El escritor canario nos trasmite los hechos históricos a través de los que viven a pie de calle, no como lo haría un estudio docto y frío de un manual especializado. Luis Portillo me sirvió, por tanto, para recorrer la Málaga de aquellos años como un ciudadano que se implica en lo que ocurre a su alrededor: los movimientos cantonalistas, los avances científic