Ir al contenido principal

Problemas

No es lo mismo buscarse problemas que tener que solucionarlos. Es curioso que la Real Academia Española (RAE), en su diccionario, a la hora de definir el significado de esta palabra, nunca confíe en su resolución. En su primera acepción indica que es una "cuestión que se trata de aclarar" y en su segunda "proposición o dificultad de solución dudosa" y así las demás. Es decir, que en el fondo del significado de "problema" lo de menos es la solución sino el hecho de meternos en un lío.
Hay personas que no viven si no se inventan problemas o si no ven algo escondido tras cualquier cuestión, sea de la relevancia que sea. Si no tienen un problema, se lo buscan para andar entretenidos.
En verdad, pienso que a mí me gustan más las soluciones. Darle vueltas a algo a sabiendas que no tiene resolución posible es inútil y como mínimo paranoico.
La cuarta acepción de la Academia es "disgusto, preocupación". No hace falta dar muchos pasos para meternos involuntariamente en líos: crisis, quirófanos, desahucios, recortes, fiestas trágicas, etc. Buscarlos voluntariamente debería ser un delito.
Si acaso los problemas que nos encuentran, no que buscamos, debemos procurar solventarlos lo más simplemente posible. Los matemáticos piensan en los problemas como un reto, como una dificuldad que debe resolverse, en cambio, los humanistas se plantean cuestiones filosóficas muchas veces imposibles porque el mundo es una duda difícil. ¿Qué es mejor? Ese es el dilema.
Recuerdo que hace unos años, en mi trabajo, a un superior le planteaba algunos problemas laborales y él me preguntaba si tenían solución. Yo le comentaba que sí, cuando era así, y él me contestaba que le explicara la solución y no el problema.
La vida es corta y compleja, si estamos siempre enfadados o dándole vueltas a la cabeza para nada, se pasa como un suspiro molesto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Uvas negras (II)

En la entrada anterior me quedé defendiendo que con pocas palabras se pueden decir muchas cosas, como ocurre con las seguidillas. Por eso, Uvas negras, como todas mis novelas anteriores, no es extensa. Siempre he criticado las películas de más de dos horas o las narraciones de quinientas páginas. Son gustos seguramente, pero para mi opinión todo lo que se puede contar en menos de trescientas páginas gana en claridad y dinamismo.
Recordando lo dicho en la anterior entrada sobre el título de mi novela, había un motivo familiar de tradición oral, pero habría que añadir que sobre todo este título es consecuencia de mi interpretación de ese poemilla. Si quieres algo atractivo, vivo, nuevo, acércate a ello, sin embargo, si no lo comprendes o aceptas tal y como es, cae, sucumbe radicalmente. Me pareció siempre un texto simple pero cargado de trascendencia, dramatismo y fatalidad.
Simbólicamente las uvas tienen muchos significados que se complementan. Para los griegos, Dionisos era el dios de…