Ir al contenido principal

Errores y mentiras


Ya escribí un apunte sobre la mentira, pero hace unos días me encontré con un nuevo comentario en una de mis entradas antiguas, una sobre Pink Floyd, y he tenido que volver con el tema.
Se trataba de un error mío, por supuesto. Estaba tan pendiente de lo que quería contar sobre Syd Barrett, que confundí una canción concreta con otra: en lugar de "Bike" escribí "If". Las dos son de finales de los sesenta pero de distinto disco y autor. El error ha estado en mi blog, en la red y en mi ignorancia durante más de año y medio. Nadie se había dado cuenta, ni yo mismo. Seguro que hay más errores en mis entradas, ¡qué le vamos a hacer!
En el fondo me parece un error sin importancia que, en realidad, no afecta mucho a lo que en aquel momento quería contar. Mi comentarista "anónimo" lo califica de craso. El general romano Marco Licinio Craso cometió un error militar buscando la gloria: confió en un espía que lo engañó, por eso perdieron la vida veinte mil hombres, su hijo Publio y él mismo. Bueno, esta es otra historia. Lo que nos interesa es que esta mezcla de error y engaño nos dejó el adjetivo "craso" y este sella como error imperdonable el comentario a mi entrada sobre Pink Floyd.
En El cráneo de la Araña introduje un error voluntario, una trampa que ahora desvelo. Nadie la ha detectado o no se han atrevido a corregírmela. Todos sabemos que, aunque leas algo que hemos escrito mil veces, al final siempre hay una errata, una contradicción, una falta de ortografía huidiza e indigna que se nos escapa. Recordemos el robo del rucio de Sancho Panza que Cervantes olvida. Voy al grano, que ando bastante disperso estos días. Sin embargo, en la literatura la mentira corre al lado de la esencia misma de la ficción narrativa. En mi novela hago que Begoña, personaje femenino importante en la trama, interprete en su pianoforte la Barcarola de "Mozart" cuando, en realidad, me refiero a la del polaco Chopin, que es la conocida. Ya sé que es una tontería sin importancia, pero ahí queda. Colé la mentira como una broma estúpida y aquí no ha pasado nada.
¿Qué es mentira? ¿Qué es verdad? ¿Qué importancia tienen los errores? Todas las respuestas son relativas.
Hace unas semanas leí una entrevista a Julio Llamazares. En esta hablaba sobre su última novela: Las lágrimas de San Lorenzo, que parece interesante. Entre otras cosas me gustaron varias afirmaciones, como la de que la novela no va a morir jamás y, sobre todo, una definición de lo que es la literatura, según Llamazares, sacada de una conversación de dos borrachos en un bar de Fonsagrada, en Lugo: "Si te dijera la verdad, te mentiría".
Como en el "Eclipse" del Dark side of the moon de Pink Floyd: "...and everything under the sun is in tune / but the sun is eclipsed by the moon". Espero no equivocarme.



Comentarios

  1. Muy curiosa la historia del general Craso, nos ha aclarado la procedencia de la palabra.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Uvas negras (II)

En la entrada anterior me quedé defendiendo que con pocas palabras se pueden decir muchas cosas, como ocurre con las seguidillas. Por eso, Uvas negras, como todas mis novelas anteriores, no es extensa. Siempre he criticado las películas de más de dos horas o las narraciones de quinientas páginas. Son gustos seguramente, pero para mi opinión todo lo que se puede contar en menos de trescientas páginas gana en claridad y dinamismo.
Recordando lo dicho en la anterior entrada sobre el título de mi novela, había un motivo familiar de tradición oral, pero habría que añadir que sobre todo este título es consecuencia de mi interpretación de ese poemilla. Si quieres algo atractivo, vivo, nuevo, acércate a ello, sin embargo, si no lo comprendes o aceptas tal y como es, cae, sucumbe radicalmente. Me pareció siempre un texto simple pero cargado de trascendencia, dramatismo y fatalidad.
Simbólicamente las uvas tienen muchos significados que se complementan. Para los griegos, Dionisos era el dios de…