Ir al contenido principal

14 de abril

Será casualidad, pero hoy 14 de abril, octogésimo primer aniversario de la proclamación de la Segunda República española, Juan Carlos I se ha roto la cadera demostrando que, aunque sea de sangre azul, es humano y está mayor. Ante todo aclaro que siento un enorme respeto por el Rey y sobre todo por su actuación en ciertos momentos de nuestra Historia reciente, sin embargo, creo que sería lógico pensar en la jubilación y en que los tiempos han cambiando, que los yernos son demasiado humanos y que los nietos también peligran.
¿No es lógico en el siglo XXI plantear algunos cambios en el funcionamiento de la Jefatura del Estado? El machismo de la Monarquía y la lotería de la sucesión son algunos motivos. No todos los hijos están capacitados para realizar la misma actividad que sus padres por mucho que hayan sido preparados para ello. Conozco muchos casos en los que una empresa determinada ha tenido una rentabilidad envidiable y, sin embargo, al pasar a manos de sus herederos ha caído en picado. No todos los hijos de ilustres médicos, por ejemplo, son excelentes galenos, aunque ejerzan. ¿No sería "realmente" más democrático elegir al Jefe de nuestra patria en las urnas?
El Rey estaba cazando en Botsuana y Froilán hacía prácticas de tiro en Soria hace unos días y tuvo un pequeño problema con una bala. No creo en las casualidades, pero ambos estarán tumbados ahora en las respectivas camas de sus correspondientes hospitales pensando en sus cosas y sin acordarse, seguramente, que hace ochenta y un años el abuelo Alfonso tuvo que coger las maletas y, sin abdicar, marcharse a París.
Espero la pronta recuperación de todos los miembros heridos de la Casa Real: "God Save de King". (http://blogdejofran.blogspot.com.es/2012/02/sex-pistols.html)

Comentarios

  1. A esta familia se le puede discutir todo menos la puntería. God Save us.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Uvas negras (II)

En la entrada anterior me quedé defendiendo que con pocas palabras se pueden decir muchas cosas, como ocurre con las seguidillas. Por eso, Uvas negras, como todas mis novelas anteriores, no es extensa. Siempre he criticado las películas de más de dos horas o las narraciones de quinientas páginas. Son gustos seguramente, pero para mi opinión todo lo que se puede contar en menos de trescientas páginas gana en claridad y dinamismo.
Recordando lo dicho en la anterior entrada sobre el título de mi novela, había un motivo familiar de tradición oral, pero habría que añadir que sobre todo este título es consecuencia de mi interpretación de ese poemilla. Si quieres algo atractivo, vivo, nuevo, acércate a ello, sin embargo, si no lo comprendes o aceptas tal y como es, cae, sucumbe radicalmente. Me pareció siempre un texto simple pero cargado de trascendencia, dramatismo y fatalidad.
Simbólicamente las uvas tienen muchos significados que se complementan. Para los griegos, Dionisos era el dios de…