Ir al contenido principal

La culpa: la ignorancia

Cuando las cosas van mal, todo el mundo mira a su alrededor para echarle la culpa a alguien de lo que le está pasando. El gobierno de turno es ideal para acusarlo de todos los males y suele ser así o por lo menos el grado de responsabilidad es alto. Otras veces la culpa es de los que son considerados unos privilegiados: los diputados o senadores, los funcionarios, en general, (lean si no, esta noticia de ayer: http://www.diariosur.es/v/20120429/malaga/privilegios-funcionarios-revision-20120429.html) o los profesores, en particular. Las vacaciones de estos últimos es causa de envidia e incomprensión por parte de la mayoría desde siempre, pero como en cualquier otro tema solo conocemos lo que nos roza, lo demás es fácil de criticar porque la ignorancia provoca la claridad. Cuanto más sabemos de algo, más desconocemos. "Solo sé que no sé nada" se supone que dijo más o menos Sócrates, recuerden. Este dicho se trasforma en la vida diaria en sé de todo gracias a que ignoro casi todo.
Los economistas actuales son una buena muestra de esta ignorancia supina inversa. Que me disculpen, pero la opinión de la mayoría es de poca credibilidad. Muchos catedráticos de Economía exponen tajantemente ideas y conclusiones tan contradictorias que por lógica ignorante tienen que ser falsas: que si baja no sé qué sube no sé cuánto y lo contrario.
Una medida que afecta a los profesores es vendida sin problemas por el Gobierno: se van a aumentar las horas lectivas y nadie, excepto ellos mismos, realmente ve más allá. En España somos de los que más horas tenemos a los niños en clase y de los que menos productividad les sacamos a tantos minutos docentes. El aprovechamiento es clave seguramente, pero el problema de las horas, hoy por hoy, es simplemente económico. Hay que recortar de donde se puede. La educación y la sanidad, fríamente, no son más que un despilfarro, según la opinión de muchos ignorantes. Y volvemos al tema de la culpa. Creemos que los responsables del despilfarro en educación son los profesores y los culpables de la burbuja inmobiliaria son los hipotecados. Parece ser que ni las administraciones educativas ni los bancos tienen culpa de nada.

Comentarios

  1. Amén a todo, pese a lo cual quiero abundar en tres puntos: 1. Vivimos un momento en que cualquiera es capaz de pontificar sobre cualquier asunto; eso nos permite ver, por todas partes (prensa, radio, televisión)"expertos" que hablan de todo sin saber de nada. 2.¿De cuáles de los privilegios citados en el artículo y en qué cuantía gozamos los funcionarios docentes -me incluyo, pese a estar jubilado-? 3. Los docentes, sin que yo sepa por qué, hemos acabado por asumir un complejo de culpa que nos lleva a aceptar cuanto se nos eche encima, incluso que nos cercenen derechos, sin rechistar lo más mínimo. La docencia, aparte de vocación, es, y en mayor proporción, profesión y preparación; debemos, pues, exigir que se nos trate como tales profesionales.

    ResponderEliminar
  2. ¡Cómo gustan las estadísticas!

    Hoy he estado en tutoría de mi hija mayor, donde un preadolescente de tan sólo 9 años tiene en jaque a toda la clase. Y una joven profesora, haciendo encaje de bolillos para que los otros 25 niños puedan conseguir los objetivos que se establecen para el curso lectivo, en un ambiente lo más agradable posible. Y sin ningún apoyo por parte de los padres de ese niño (que no me sorprende aunque sí me entristece), ni de las autoridades en la materia (que tampoco me sorprende pero me cabrea sobremanera)

    Ahora me gustaría saber cómo se plasma eso en lenguaje estadístico...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Presentaciones

Este mes de mayo pasado va a ser inolvidable y quedará como el mes de las presentaciones.
El día tres presentamos mi última novela, Uvas negras, en el Restaurante "Lo Güeno, ubicado en el Centro Histórico de Málaga, dentro de una interesante iniciativa llamada Sopa de Letras. Se trata de una actividad cultural promovida por este negocio hostelero para la difusión, principalmente, de autores y libros malagueños.
El acto comenzó con unas palabras del periodista Antonio Márquez, que fue el encargado de moderar el evento; luego intervino, por parte de Plumágica Grupo Editorial, Miguel Ángel Magnani. A continuación, el poeta y profesor, Ángel L. Montilla Martos, hizo la presentación propiamente dicha de la novela con un repaso de mis anteriores libros y con un análisis ocurrente y profundo de mi estilo como escritor. Ángel siempre me emociona con sus palabras de amigo y de admirado poeta-presentador. Por último, intervine yo y decidí hablar de los temas que provocaron Uvas negras y del…

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase, si…